TU NUEVO PROYECTO DE VIDA... por Pepa Torregrosa

29.08.2017

Cuando llega un momento en la vida , ya sea por azar, por casualidad o por decisión propia, en la que emprendemos una nueva actividad o empezamos un nuevo proyecto, es muy normal que todo esto lleve aparejado una serie de nuevas emociones , sensaciones de todo tipo y miedos.

Fue desde los comienzos, una empresa familiar la mía, una empresa heredada de padre a hijas y donde sí o sí , tenías la obligación moral de seguir con ella. Mi empresa, junto con mi hermana , es una óptica .Una óptica a día de hoy conocida por el tiempo que lleva en activo y, por otras muchas cualidades que han sido conservadas y otras modificadas por necesidad de la adaptación con los nuevos tiempos.

En primer lugar, para mí el colocarme delante de los clientes y argumentarles las estructuras de los cristales, intentar vender de la mejor forma posible y colocarme objetivos o metas diarias, era algo impensable. Incluso llegó un momento que me sentía inútil dentro de mi propia casa, dentro de mi propio negocio.

Siempre encontraba alguna excusa para no salir al mostrador, tenía miedo, tan sólo era una niña de once años la que andaba por ahí después de la escuela, pero en mi casa hacía falta que cooperáramos todos juntos. Mi padre estaba recién establecido y cualquier ayuda era poca.

Siempre hay un punto de inflexión donde empiezas a tomar conciencia de lo que tienes y entonces te planteas dos opciones... o te vas y dejas todo, incluso a tu hermana del alma sola o aceptas lo que hay e intentas mejorar, sobre todo, tu actitud.

Examinándome de selectividad, en casa se había decidido que me fuera a Valencia a aprender el manejo de las automáticas, las máquinas que recibiendo los parámetros oportunos, hacían las formas exactas de los cristales para luego montar en las monturas elegidas. Es allí donde no me queda más remedio que afrontar una serie de retos, estaba yo sola y había que mirar hacia adelante. A pesar de mis esfuerzos, todavía no conseguía encontrar mi sitio dentro de mi negocio.

Un día hablando con una amiga psicóloga me recomendó unos cursos y me dijo que me vendrían muy bien. Yo andaba un poco perdida y es ahí donde empiezo a abrazar el Coaching y donde me voy dando cuenta de todo lo que yo sí hago en mi negocio, es decir, me di cuenta de mi empatía para con los clientes, me di cuenta de que había aprendido a escuchar. 

De que recibirlos con una sonrisa era la mejor tarjeta de presentación que podía ofrecer. Notaba que los clientes, y ahora una gran mayoría, se habían convertido en personas cercanas donde me había ganado la confianza de la mayoría de ellos y donde mis ventas no eran cuestionadas, al contrario, para mí era una gran satisfacción comprobar que no ponían trabas a mi forma de aconsejar un producto, argumentando la calidad del mismo y los beneficios que iban a reportar en sus ojos.

Pero todo no estaba dentro, había que cambiar esos escaparates con colores más atrevidos, formas diferentes y gafas con tendencias distintas . Era la única manera de llamar la atención con productos destinados a diferentes generaciones. Había que desechar antiguos patrones e incorporar otros nuevos, además de cambiar hábitos propios. Ni a todas las personas que pasan por tu comercio puedes tratarlas con la misma cercanía, ni tampoco con esa frialdad a la que estamos acostumbrados a recibir con un trato muy poco personalizado en algunas grandes superficies, por ejemplo. Es una de las cualidades del pequeño comercio.

Por lo tanto, los cambios eran dentro y fuera, pero además con nosotras mismas, es decir, interferir en la venta de otra compañera y quedarte al lado como un pasmarote, no sólo quedaba mal sino que además, de alguna manera, estabas interrumpiendo su proceso de venta porque la otra persona tenía muy claro lo que era mejor para ese caso en particular porque lo estaba llevando desde el principio.

No hay que interrumpirse, ni quitarle de alguna forma, la autoridad sobre su venta. Dicho esto y llegando al objetivo, la satisfacción y la autoestima subida, era y es la mejor recompensa.

Cierto es que habían muchas cosas de las que fui tomando conciencia y creyéndomelas.

La inseguridad de dar un gran salto en el que nadie nos garantiza nada, es una situación que nos genera un mar de dudas pero, si vas siendo consciente de tus puntos fuertes y tus habilidades, aplicar luego los conocimientos es mucho más fácil.

Para ello vamos a ir desgranando paso a paso todo aquello que tenemos a nuestro favor sin olvidarnos de lo más importante:

Poner el "FOCO" en lo que nos interesa y en lo que realmente estamos dispuestos a conseguir.

Es necesario siempre saber con los recursos que contamos a todos los niveles. Hablamos de conocimientos, de habilidades, de talentos y por supuesto ser conscientes de que tenemos la capacidad suficiente para llevar a cabo el proyecto que vamos a poner en práctica.

Sabemos de sobra que el éxito de nuestro proyecto está en saber nuestros pilares y trabajar nuestras fortalezas, esto es, saber en qué bases nos apoyamos y cuáles son nuestros puntos fuertes, los cuales serán los que desarrollaremos, mejoraremos y potenciaremos, sabiendo que de nuestras superaciones y actitudes, conseguiremos las claves para nuestros beneficios.

  • ¿Qué es lo que tenemos que cuestionarnos?:
  • Qué patrones necesitamos desterrar, fijándonos en otras empresas que no funcionan bien .
  • Qué conductas tenemos que modificar.
  • De qué recursos disponemos
  • Dónde queremos llegar.
  • Qué queremos y no tenemos.
  • Objetivos y beneficios.

La necesidad de clarificar nuestros objetivos para obtener nuestras metas.

Salir de nuestra zona de confort y apostar por nuestras técnicas y dinámicas para la mejor optimización de resultados, para ello es muy importante saber la problemática también del sector o de la actividad hacia donde van a ir dirigidos nuestros objetivos.

Es importantísimo nuestro autoconocimiento, es decir, desarrollar preguntas claves como las que a continuación vamos a plantear:

  1. ¿Cómo sería mi trabajo ideal?
  2. ¿Cómo sería mi empresa ideal?
  3. ¿Cuáles son las virtudes más importantes que me reconozco o sé que tengo?
  4. ¿En qué otras áreas yo podría mejorar acercándome más a mis objetivos?
  5. ¿Te estás arriesgando lo suficiente para poner en práctica tus valores y tus sueños?

Nadie está del todo seguro del camino a seguir pero debes arriesgarte, tener valor y ser fiel siempre a ti mismo.

Las metas, a veces, no son fáciles de lograr proporcionan la satisfacción de tener nuestros logros... la perseverancia y la constancia las harán posibles.

Nuestro cerebro es el que construye nuestra realidad, somos lo que pensamos, así que hay que elegir muy bien nuestros pensamientos para gestionarlos de la manera más positiva posible.

El éxito y el fracaso tienen mucho que ver con lo que sucede en nuestro entorno y en nosotros mismos porque nuestro cerebro sigue procesando todo. Nuestros conocimientos y nuestras habilidades suman pero nuestra actitud ante cualquier problema o toma de decisiones es fundamental.

Nuestra actitud siempre multiplica, no olvidemos esto.

Recuerda siempre que el secreto del éxito es seguir manteniendo el "FOCO" sobre tus objetivos, desenfocarse a veces resulta fácil cuando nos asaltan las dudas o los miedos, por otra parte muy normales ante nuevas situaciones pero siempre hay que seguir lo mas enfocados posibles.

Aprendiendo a priorizar, sería muy importante plantearnos en qué actividades invertiríamos más tiempo en nuestro nuevo trabajo, sencillamente para reforzarlas .

Pepa Torregrosa. Coach & Trainer  -  Óptica Torregrosa

Recuerda que en la toma de decisiones "ALGO"  siempre es mejor que "NADA" 

¡CÓMPRALO! No te quedes sin un ejemplar y empieza a saber por dónde empiezas. ¡La edad no importa!

El 100% de los beneficios son para SEPUE

¡¡¡Juntos podemos hacer grandes comercios, grades empresas, grandes profesionales, grandes y mejores personas!!! 

Inscrita en el Ministerio del Interior, Secretaría General Técnica - Registro Nacional de Asociaciones Grupo 1º Sección 1ª Número Nacional 608410

Si tu negocio no funciona o simplemente necesitas que mejore, tienes algún problema que no sabes cómo resolver o quieres poner en marcha tu idea y/o proyecto, no dudes en contactar conmigo. ¡Aquí tienes la solución! 

Ir arriba