¡CÓMO EMPODERARTE E IR POR TODO O NADA! Por Angélica López

14.01.2017

Primero comencemos con la historia donde te cuento como inició todo mi proceso personal... ¡Aquí vamos!


Hace 8 años tenía el trabajo que a muchos compañeros de carrera (Administradores Financieros) les hubiese encantado tener, pero yo desde el colegio viendo a mi padre ser empresario, tenía en mente en algún momento ser dueña de mi propio negocio... Bueno, fue así como un día alguien me propuso emprender, ojo no era nada relacionado con mi carrera profesional, y comenzó la odisea de crear mi propia empresa, estudiar y trabajar a la vez... ¿Fue duro? ¡Sí! Pero me encantaba porque estaba haciendo realidad uno de esos anhelos que tenía desde "peque" viendo a mi padre.

Un día analizando las condiciones de la empresa que por el cargo que tenía debía trabajar sábados y domingos por el mismo salario, llegó el momento en el que dije ¡STOP! Y decidí renunciar a mi trabajo para darlo todo por mi negocio ... Cuando se lo conté a mi familia todos "pegaron el grito en el cielo", mi madre me decía que yo era una malagradecida, que cómo se me ocurría dejar el trabajo cuando habían tantas personas buscando empleo. Bueno yo estaba decidida y sin importar eso, fui a contárselo a mi jefe y también se sorprendió porque eso jamás lo tenían dentro sus planes.

Una vez dedicada 200% a mi negocio, tuvimos un año y medio maravilloso, hicimos inversiones grandes para comenzar el segundo año de ejecución ... así que empezamos con las "pilas puestas" (como buen colombiano diría) pero llegó una época en la que por problemas sociales, económicos y de seguridad de la ciudad en la que me encontraba, las ventas comenzaron a caer y uno de los grupos armados de esta localidad nos comenzaron a cobrar algo denominado "vacuna" (dinero que debíamos pagar una vez por semana para poder quedarnos allí y por seguridad propia); fue así como duramos otro año y medio más en ejecución pero al final tuvimos que tomar la decisión de cerrar el establecimiento y encarar las deudas adquiridas ... Habíamos quebrado porque ni vendiendo todos los activos fijos que teníamos lográbamos cumplir con las obligaciones financieras. Fue un momento duro porque eso que tanto querías y por lo que habías dado todo, tenía que terminar y no por tu mala gestión, si no por temas externos o ajenos a ti.

"Mantén tu mente en el aquí y ahora. No vivas de lo que pudo ser. Todo aquello que te ata al pasado debe ser revisado, sólo así podrás seguir adelante."

Desde ese momento comenzó una nueva batalla, toda la familia empezó a decir, ¡si ve! Se le dijo, ¿ahora qué va a hacer? ¡No tiene trabajo y debes aportar dinero en casa! Mis hermanas me decían que ya no me veían como un modelo a seguir (yo soy la mayor de 3 hijas) y mis amigos, pues pocos se quedaron a apoyarme.

"Acepta las cosas que te pasan. Si te pasan cosas malas es probable que estés vibrando negatividad. Todo acto conlleva consecuencias, debes asumirlas y afrontarlas."

Bueno así fue como comenzó una guerra mental... La gente me decía: busque trabajo, pero no, yo quería volver a emprender, comenzar desde cero... El tema es que no fue pronto lo uno ni lo otro. Tuve que agachar la cabeza y comenzar a tocar puertas; gracias a un gran amigo de la familia conseguí un trabajo como Asesora Empresarial de un concurso denominado "Capital Semilla" elaborado en la ciudad de Medellín (Colombia) y ejecutado por una aceleradora de empresas... Inicialmente el trabajo fue llegar a reemplazar un asesor que debía irse en medio del proceso de acompañamiento, yo la verdad tenía el miedo más grande del mundo, pensaba que no daría la talla, quedaban 3 meses para acabar el proceso... ¡Pero con miedo a bordo inicié!

"El infortunio se repite hasta que encuentres la fuerza para cambiar tu vida. Aprende de las experiencias adquiridas, corrige ti rumbo y construye nuevos objetivos."

Cuando iba conociendo a cada uno de esos 25 microempresarios me iba cambiando esa percepción inicial porque al contarles mi historia, les fascinaba la idea de tener una asesora que ya había vivido en carne propia el emprender, entrar en quiebra y volver a comenzar. Sí, volver a comenzar, porque en realidad no me quedé quieta, inicié una nueva sociedad para comenzar desde cero en otra zona de la ciudad, sin embargo esta sociedad sólo duró un año, yo no podía estar pendiente por completo así que mi pareja fue quien se encargó de llevar a cabo la ejecución del mismo y entre él y la otra pareja la comunicación no fue muy buena y yo debía entrar a solucionar los inconvenientes; por lo que la decisión en consenso fue cancelar la sociedad y dividir todo. Nuevamente estaba sin negocio propio, pero había encontrado algo: ya les contaré.

Ley esencial de la vida "Lo que haces, lo recibes" es como decir que solo cosechas eso que has sembrado. Si has sido bueno en tu vida entonces recibirás cosas buenas. Es una especie de causa y efecto.


Durante el acompañamiento a los microempresarios, el avance fue grande y el aprecio al final del proceso fue inimaginable, me di cuenta de algo muy importante: HABÍA ENCONTRADO MI PASIÓN. ¡Sí porque la pasión en la clave para emprender y tener la fuerza suficiente para levantarse hasta lograr los sueños de vida! Ayudar a quienes iniciaban un proyecto a hacer sus sueños empresariales realidad y a aquellos que ya tenían un negocio creado, potencializarlos e ingresar a nuevos mercados. A partir de este momento me encantaba asistir a eventos de Networking y estar en constante actualización del ecosistema de emprendimiento en mi ciudad. Esta parte de mi vida duró 3 años, fueron momentos maravillosos, tanto personal como profesionalmente, se me abrieron infinidad de puertas, conocí a muchísimas personas, me inicié como locutora en un programa Cultural de un canal regional, apoyé aproximadamente 70 emprendimientos (cada vez que lo recuerdo suspiro y sonrío) y se adquirieron infinidad de conocimientos, porque de algo sí estaba segura: en mi ciudad hay ideas maravillosas pero las personas no saben cómo venderse y tengo que reconocerlo, a mí también me faltaba formación al respecto. Sin embargo, en esa búsqueda constante de conocimiento, en una de las tantas charlas que asistía conocí a dos grandes hombres Paco Lorente (https://pacolorente.es/) y Francisco Torreblanca (https://franciscotorreblanca.es/), ambos españoles, quienes me hicieron enamorar de sus ponencias, un amigo los conocía y me los presentó, me hablaron de un Máster en España donde eran docentes y a mí se me abrieron los ojos como nunca. Me dije a mí misma: ¡Angélica debes hacerlo! Fue pensarlo y tomarme un segundo para decirles: Quiero ir a estudiar con ustedes! ... Nuevamente Angélica encuentra un sueño, viajar al viejo continente a hacer el Máster y le adicioné una cosa más: aprender inglés; pero el principal y más importante... ¡el Máster!

Cuando tomé esa decisión estaba asesorando otros 20 microempresarios y lo que ganaba por hacer lo que amaba se estaba destinando para pagar aquellas deudas de los dos negocios anteriores que por las circunstancias mencionadas no dieron grandes frutos pero si maravillosas experiencias y aprendizajes; así que tuve un pequeño obstáculo "el dinero", no les voy a negar que me estresaba pensar en el tema porque mi familia no tenía como ayudarme, si yo quería hacerlo, debía ser por mis propios medios.

"Todo está conectado. Aunque no lo parezca, todas las situaciones que pasan están conectadas con el universo. De ahí la teoría de que el aleteo de una mariposa puede formar un tsunami."

Pues bueno así fue como me creí el cuento de hacer realidad mi sueño y empecé a hacer de todo, diseñé una prenda para mujeres que se puede poner de 4 formas; recogí un poco de dinero y lo invertí en telas, una empresaria me prestó una máquina de coser, mi madre me ayudó a fabricarlas y una vez hechas salí a vender, llamé a las amigas que trabajaban en empresas grandes para que me dejaran entrar allí y vender ... En cuestión de 3 semanas habíamos vendido todas las prendas, (y yo súper emocionada) sin embargo me faltaba mucho más dinero para poder tener toda la documentación requerida para mi visa y los tiquetes de viaje, así que recordé a un amigo que vendía billetes de viaje a nivel nacional (Colombia) y le propuse que le vendería pero que me diera un descuento y ese descuento me lo diera como margen, fue publicar en Facebook un estado y vender por montones, literalmente ¡puse a viajar a la mitad de mis amigos! ... entre esas dos actividades fue en las que mayor dinero generé para estar hoy donde estoy. Nuevamente dejé todo eso que amaba y me apasionaba, mi familia, amigos y trabajo para hacer realidad eso que llamé "DEVORARME ESPAÑA" esa idea loca de salir del país a estudiar y hacer cosas grandes.

Luego pensé: bueno Angélica y ¿cómo te vas a sostener allí?, así que nuevamente agaché mi cabeza y pedí ayuda, esta vez hablé con el Director de Máster, le conté mi situación y me dijo que me ayudaría a conseguir prácticas profesionales para poder tener recursos con los cuales sostenerme durante mi estancia, así que en diciembre de 2015, él me dio la gran noticia de que ya tenía una empresa esperando por mí ... No hubo mayor éxtasis en ese momento, no me lo podía creer, sólo sonreía de felicidad y no paraba de agradecerle.

Ya estaba todo listo para mi viaje... Ahora he culminado mi Máster y estoy cumpliendo mi segundo objetivo aquí en Europa... Nuevamente tengo que dejarlo todo (amigos, trabajo e incluso un amor español) para hacerlo, pero sin miedos. Con toda la fuerza del mundo y feliz de seguir cumpliendo todo eso que me propongo... Ahora más que nunca tengo clara la frase ¡VE POR TODO O NADA!

Recuerda que no todo el mundo requiere nacer con estrella para hacer realidad lo que anhela y tú ¿qué estás esperando para hacer eso que tanto quieres? Si sientes que necesitas ayuda puedes buscarme en Redes Sociales como Angélica López  y ayudarte con pequeños tips para ti.

Nota: Ni el autor del libro, ni SEPUE, ni la línea editorial se responsabilizan de las libres opiniones aquí descritas por el escritor de este artículo. 

Ir arriba