¿Qué palabras me habitan?... Por Alicia Aradilla

11.09.2017

El primer recuerdo como proyecto emprendedor en mi memoria remonta a una niña de 4 años, sentada en el zaguán de una casa de Extremadura con el umbral de la calle como pupitre haciendo ver que escribe renglones en una libreta. Digo "hago ver" porque no sabía escribir letras, enlazaba garabatos. Me gustaba escribir a mano con lápiz. Mi madre me felicita, yo sé que ella sabe que no son letras "de verdad", aun así sus palabras son de aliento y felicitación.

43 años después publico mi primer libro "Las palabras que nos habitan", mi madre murió hace más de 15 años, pero su semilla de cómo gestionó emocionalmente ese momento, es un pilar en mí, es una de las bases de mi carácter emprendedor y de mi aportación a otros emprendedores.

Mi nombre es Alicia Aradilla Sequera. ¿Quién soy? Soy persona, mujer, madre, amiga, bailonga, degustadora de buenos vinos, risueña, callada, charlatana, excursionista, irónica, amante de los gatos, admiradora de los caballos, del mar, de la dehesa extremeña, de la selva amazónica. Mi identidad está constituido por muchos roles... ¿Qué soy? Empresaria desde 1994, escritora, formadora, consultora, asesora, líder consciente, conflictóloga... Mi profesión, mi comportamiento es la expresión externa de la conjunción de todos los roles que me habitan.

¿Mi último proyecto como emprendedora? Socióloga especializada en Felicidad como cultura corporativa. Ese es la presentación de tono poético, desde una perspectiva técnica soy una socióloga prevencionista en el área psicosocial de las empresas.

¿Qué significa esto exactamente? Que desde la base sociológica combinada con la neurolingüística, la PNL, la mediación empresarial, la Inteligencia Emocional, las metodologías apreciativas, la experiencia propia como empresaria... y algunos recursos más, mezclados según la situación promociono entornos saludables emocionalmente, para que sentirse feliz sea una realidad, más que una utopía.

Imparto formaciones en distintos masters, incluido para emprendedores, mi formación preferida se llama " El Olor Emocional" ¿El olor emocional? Si, exacto.

Ahora mientras lees este texto, te hago una propuesta: detente un momento, respira abdominal y conscientemente y verbaliza que emoción exacta sientes.

Si te hubiera preguntado tu talla de ropa o tu número de calzado, la respuesta habría sido muy rápida. ¿Has podido responder con la misma rapidez qué emoción sientes en este preciso instante?  

¿A qué huele emocionalmente la rabia, el amor, el asco o la sorpresa?, no tenemos el nombre de una fragancia para describirlo, pero si sabemos sentir si nos atrae o no.

La formación del Olor Emocional comienza con la siguiente pregunta:

¿Emprendes para aportar algo valioso o emprendes utilizando al mundo como una enorme tirita para calmar tus heridas emocionales? El resto de la formación consiste en averiguar esto. En mi experiencia, muchas de las ideas emprendedoras que he conocido, contaban con recursos, cuota de mercado... y un largo etc, pero... no han cuajado en el mercado ¿Porqué?, por el olor emocional de sus emprendedores.

Quiero ser breve, concisa y ante todo útil para ti. Por eso te invito a conectar con tu estado emocional, a repasar con que palabras construyes tu vida, porque te darán pistas sobre tu olor emocional. Un porcentaje imprescindible de conseguir los resultados está en esa dimensión. Para ello recurre a la valentía que habita en ti, para promover un careo interno entre la parte de ti en la que habitan palabras como ilusión, emprender, aportar, crear, contribuir y la parte de ti que habitan las palabras de tu sombra, tus heridas, tu pasado, tu presente.

Afrontar tus heridas emocionales desde el autoconocimiento, la autoaceptación, la autoestima, la compasión, sanarlas con amor. Harán de ti un emprendedor exitoso, que atrae lo que sueña, que vive en flow continuo. ¡En fin! toda esa terminología que ahora está tan en boga.

Ese es, desde mi visión y valores , uno de los secretos a voces de la felicidad personal, que enmarcado en una estructura empresarial con toda su complejidad, con la capacidad de incidencia social que tiene, convierte a las empresas felices en promotoras de felicidad, no solamente del horario laboral , sino de nuestra vida privada, de nuestra sociedad.

Si quieres aportar al mundo con tu proyecto empresarial hazlo con buen olor emocional.

Cuando escribía renglones inventados en el zaguán de mi casa, no tenía recursos, pero algo dentro de mí, quería, soñaba, anhelaba. La buena gestión emocional de mi madre, me permitió continuar alimentándolo, es por ello que de eso he hecho mi profesión, y a ese recuerdo viajo cuando alguien critica mi trabajo o no le ve prosperidad, o lo encuentra muy utópico, o lo tacha de idealista. Estrategia mental y emocional para diluir el tufo de todos esos "pedos emocionales" que van apareciendo en la vida.

Huélete emocionalmente, si te gustas ... ¡Adelante!, si no te gustas como quisieras. ¡Sanate!. 

El mundo es demasiado bello para convertirlo en una tirita emocional gigante.

Si quieres saber algo más, como propone https://www.facebook.com/profile.php?id=100004241568086Manuel Fernando Rodríguez, hagamos un café sin pantallas electrónicas de por medio, café con las palabras que nos habitan, con las que queremos que nos habiten. Si es un café con Baylis, seguro que acudo a la cita.

Encuentrame en mi web y  en Facebook. También en Instagram como Alicia_aradilla o Twitter como @AAradilla ¡No te pierdas las palabras que nos habitan!

¡CÓMPRALO! No te quedes sin un ejemplar y empieza a saber por dónde empiezas. 

El 100% de los beneficios son para SEPUE

Inscrita en el Ministerio del Interior, Secretaría General Técnica - Registro Nacional de Asociaciones Grupo 1º Sección 1ª Número Nacional 608410

¡¡¡Juntos podemos hacer grandes comercios, grades empresas, grandes profesionales, grandes y mejores personas!!! 

Si tu negocio no funciona o simplemente necesitas que mejore, tienes algún problema que no sabes cómo resolver o quieres poner en marcha tu idea y/o proyecto, no dudes en contactar conmigo. ¡Aquí tienes la solución!   

Ir arriba